Adiós a un referente, hasta siempre Maxi.

Hoy nos levantamos tristes con la noticia del adiós de nuestro amigo “Maxi”. Tristes porque a la mayoría nos ha faltado ese sentido abrazo que teníamos pensado darle antes de esta marcha o ese sentido homenaje a nuestro presidente de honor del club de Padel Pozuela.

Maxi ha sido un Maestro para muchos de nosotros en el Instituto y para muchos otros en la vida en general. Ha sido un ejemplo de cómo competir siempre con honestidad y sin desmayo y cómo combatir hasta la extenuación con valentía, dignidad y sobre todo, con mucho humor. Dicen que el humor es un síntoma de inteligencia, pero en caso de Maxi, es un humor mezclado con humildad, sinceridad y muchas ganas de vivir y de llevar sus cargas con discreción y alegría.

Hoy nos deja un referente de lo que el club pretende llegar a ser de mayor, una mezcla de valores nobles que dejan triste cuando se evaporan, pero cuya fragancia impregna esas pistas de Padel donde dejaba clara constancia de su carácter, compitiendo con ardor hasta el final y repartiendo chistes, abrazos y sonrisas a todos los que asistíamos a tal maravilloso espectáculo.

Si algo tiene de bueno que nos dejes, es que nos quedamos con esa fragancia que sin duda, mejorará nuestro hábitat.

Adiós Maxi, eres parte de las cosas importantes de este club. Ojalá tengamos algún día la suerte de contar entre nosotros con alguno de esos hijos o nietos para que nos recuerden tu ejemplo. Nos sentiríamos muy orgullosos como club.

Hasta siempre Maestro.